La capacidad de las tarjetas de tacógrafo digital hace referencia a la información más importante que almacena los datos para poder llevar el control de los tiempos de conducción y descanso, así como la jornada laboral en el sector de transportes por carretera.

Dentro de la tarjeta de tacógrafo del conductor se pueden observar varias secciones que corresponden a:

  • Identificación del conductor (nombre y apellidos, fecha nacimiento, fecha validez tarjeta, fecha caducidad, número de tarjeta, etc.)
  • Datos sobre vehículos conducidos (almacenar el uso en el vehículo con la inserción/extracción en fecha y hora, cuentakilómetros y Estado miembro donde se matriculó el vehículo)
  • Datos sobre la actividad del conductor (contador de presencia diaria, distancia recorrida, régimen de conducción, cambios de actividad inserción/extracción y hora del cambio, etc.)
  • Lugar de inicio y fin de la jornada
  • Incidentes (incidentes detectados por el tacógrafo, como, por ejemplo, error al insertar la tarjeta, interrupción del suministro eléctrico, intentos de violación de seguridad, etc.).
  • Fallos
  • Datos sobre la actividad de control (datos de la fecha y hora del control, número de tarjeta de control, estado miembro donde se ha expedido, etc.).
  • Datos de sesión o jornada (fecha y hora de inicio con inserción de tarjeta y estado donde se encuentra el vehículo)
  • Datos sobre condiciones específicas (datos recogidos y almacenados al insertar la tarjeta con fecha y hora de la entrada y la condición específica introducida).

Los datos más relevantes y con mayor capacidad son los datos de actividad del conductor (en la memoria encontraríamos al menos los 28-33 días de datos, según establece la normativa europea y española.

Desde Junio 2019 con la entrada en vigor del Reglamento UE 165/2014 se expiden las tarjetas de tacógrafo de segunda generación. Su principal diferencia es el registro del estado miembro por país y provincia una vez introducida en un tacógrafo de segunda generación.

Las similitudes vienen determinadas por el reglamento citado: validez de 5 años y plazo de entrega por renovación suele estar entre 15 y 20 días dependiendo de las Oficinas provinciales de transporte de lugar donde resida el conductor.

Por todo ello, la recopilación y almacenamiento de los datos de la tarjeta de tacógrafo digital de conductor es esencial para cumplir con la normativa en cuanto descarga y también para llevar un control de la conducción. El cambio a la segunda generación supone una evolución en relación a los datos de la actividad del conductor y el almacenamiento de la misma, para ofrecer un registro más exacto de los tiempos de conducción y descanso.

 

0
    0
    Carrito
    Carrito vacíoVolver a cursos